ATIZAPÁN DE ZARAGOZA SALE DEL TOP TEN DE LA FGJEM DE MUNICIPIOS CON MAYOR ROBO DE VEHÍCULO; EL MUNICIPIO LOGRA EL RÉCORD MÁS BAJO EN UNA SEMANA

1-jul-2

El robo de vehículo sigue disminuyendo en Atizapán de Zaragoza, gracias a las labores que realiza la Dirección de Seguridad Pública y Tránsito Municipal. Con base en cifras de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México (FGJEM), de enero a junio de 2022, ese delito ha disminuido 25.6 por ciento.

Con esto, Atizapán de Zaragoza salió del top ten de municipios con más robo de vehículos, ya que en el primer semestre del año pasado en el territorio municipal se cometieron 621 robos de auto y en el mismo periodo de este año van 462.

De acuerdo con Fabián Ricardo Gómez Calcáneo, Director de Seguridad Pública y Tránsito municipal, este delito era uno de los principales registrados en la demarcación.

En el último reporte de la Unidad de Inteligencia Municipal sobre Estadística y Análisis, Robo de vehículo del 19 al 25 de junio de este año, basado en datos del Centro de Control, Comando, Comunicación, Cómputo y Calidad (C5) de la Secretaría de Seguridad del Estado de México indica que sólo hubo ocho unidades robadas, cuando el promedio de los municipios colindantes fue de 41 -donde los de mayor incidencia tuvieron hasta 59-.

Detalla que las carpetas de investigación iniciadas durante ese periodo indican que la mayoría de las unidades fueron hurtadas cuando estaban estacionadas. De los ocho vehículos robados en esa semana, cinco de ellos fueron sin violencia y tres con violencia, además de que tres días de esa semana no hubo comisión de ese delito.

Sobre el tipo de vehículo robado, detalla que dos fueron pick-up, dos automóviles, dos camionetas y dos motocicletas.

Por marca y modelo, se contabilizaron un March y una Urvan, de Nissan; 1 Caravan y 1 RAM 4000, de Dodge; 1 WS150 y 1 125, de Italika; 1 Spark, de Chevrolet, y 1 Ranger Edge, de Ford.

El Alcalde, Pedro Rodríguez Villegas ha señalado que en la disminución de este tipo de casos ha influido una nueva estrategia, la compra de patrullas, estímulos a los policías, entregas de uniformes y la reducción en el tiempo de respuesta a emergencias.